GESTIÓN DE LA EMOCIÓN: LA TRISTEZA

La actual cultura del bienestar, tiende a bloquear o negar las emociones que considera negativas. Cada emoción, que es el reflejo de nuestro mundo interior, nos genera una sensación agradable o desagradable y de allí surge la idea de que existen emociones positivas y negativas. Toda emoción nos provoca una reacción somática que nos prepara para responder adecuadamente ante una determinada situación. La tristeza producto de la pérdida de un ser querido, por ejemplo, puede originar en nosotros el llanto, que nos ayuda a liberar el estrés y aliviar el dolor; o producir inactividad y desmotivación, que nos sirve para fomentar la reflexión y el análisis de tal pérdida, para pedir ayuda y recibir actitudes de cuidado de los demás, cumpliendo así su función social. Negar la tristeza, además de empeorar el dolor por sentirnos aislados en un momento vulnerable, nos hace perder la oportunidad de recibir el aliento que nos produce un sentido abrazo que nos recuerde que no estamos solos. Así como se comparte la alegría, permitámonos también, compartir nuestro dolor con quienes nos aman. Aceptar nuestras emociones, nos permite conocernos más para satisfacer mejor nuestras necesidades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: